miércoles, 14 de febrero de 2018

14 de Febrero


"No sé bien si ésto es o no, lo correcto... Solo sé que es un manera de liberar la presión en mi pecho"...

Así comenzaba Ana, su carta. Le seguían lineas ahogadas en melancolía y lágrimas... ésta vez no de tristeza, sino de puro amor.  Le temblaba el pulso y cada palabra le salia desde el medio del pecho. Era un sentimiento que hacia tiempo no sentía...  dias... meses... años... Un tiempo que se media en emociones y recuerdos, no en un calendario.-

"Cada beso. Cada caricia, fueron fuego y ceda al mismo tiempo. Cada suspiro, cada palabra, tallaron en mi memoria una huella indeleble y eterna. Tengo un millón de cosas para decir, pero no me salen todas juntas. Me atraganto con los recuerdos siempre vivos, no solo en mi mente, sino en mi alma..."

Ana desnudaba así su alma y su corazón, aun sabiendo que  aquel impulso la dejaba expuesta, indefensa y vulnerable. ¿Que mas podía perder... si él ya no le pertenecía...? Si hacia años ella misma le había suplicado olvido. No tenia ningún derecho a nada. Tan solo a esa furtiva y fugaz audacia de verlo de vez en cuando.-

"Feliz, es la mejor manera de definir lo que siento. Claro, no por estar separados, sino por verte pleno y realizado. Feliz de tus logros. Feliz por vos..."

Ana le pregunta al cielo, porque todo tuvo que ser tan complicado entre los dos. Porque el destino se divirtió jugandole malas pasadas...
Ella sabe que probablemente no se repita, que quizás nunca más sienta el fuego de sus besos ardiendo en su cuello, o rodando por su cintura. Lo que si sabe, es que no se arrepiente de ese último momento entre sus brazos.-

Ana cierra el sobre y lo deja en la estafeta postal. El recibirá la carta en unos días. No espera respuesta. Ana aprendió no sin dolor, a no esperar nada, a dejarse llevar y vivir intensamente cada momento. Recuerda la letra de una canción y hoy parece escrita para ella "no existe un lazo entre tu y yo... no hubo promesas, ni juramentos... nada de nada..."


"Fue hermoso verte otra vez. Hermoso como el primer día. Como el primer beso... 
Te quise... te quiero... te querré, hasta el final.  Siempre tuya, Ana."




A P., con cariño...


viernes, 25 de agosto de 2017

Libertad



Viste cuando escuchas los primeros acordes de esa canción que tanto te gusta, y se te eriza cada centímetro de tu  piel... ?

Viste cuando ya no tenes miedo a decir lo que realmente pensas, porque preferís ser directa a guardarte esas palabras... ?

Viste cuando te das cuenta que La Vida es muy corta como para perderse de las cosas mas lindas, y decidís disfrutar de cada cosa a pleno...?

Viste cuando te olvidas de las dietas, las modas, las tendencias  y decidís ser tu propia musa inspiradora... ?

La libertad mas plena viene desde adentro, desde el centro del alma. Igual que la Felicidad... . No tiene ataduras, ni modelos que seguir. No se compra en mostrador, ni por ebay pagando con tarjeta dorada.-

El día que entendes eso... Ese día... entendes todo.-

miércoles, 23 de agosto de 2017

Perfecta



No soy perfecta. No tengo el cuerpo de una top model, y estoy lejos de tenerlo. Soy así... 1,60 mts de altura y 60 kg. Algunos lunares en la espalda. Pelo largo y revuelto. Ojos color café. Manos delgadas y dedos largos. 70 cm de cintura, y caderas suaves...

No soy perfecta. O si... Todo depende del cristal con el que me miren... Hablo mucho, aunque aveces digo poco. Soy cabeza dura y me cuestan las matemáticas. Soy generosa con lo que sé, y me gusta regalar lo que la vida me enseñó.  Sufro de TOC, y aunque lo intenté, no creo poder superarlo.-

No soy perfecta, bajo la definición estándar de belleza. Aunque lo soñé alguna vez, no podría aspirar a ganar un concurso de belleza. Me faltan varios centímetros en mis lolas... y me sobran buenas ideas. No se cantar, aunque eso no me impide que lo intente cada día frente al espejo.-

No soy perfecta. Soy solo yo. Simple y autentica. Yo...  40 veranos y algunas canas. Adicta al chocolate y las películas románticas. Soy de capricornio con ascendente en libra. Me gusta el café. Odio el cigarrillo.-

No soy perfecta ni pretendo serlo. No me gustan las etiquetas sociales, y prefiero una prenda de diseño, antes que una de marca. Tengo debilidad por los zapatos y las pulseras. Aunque lo estudié por años, no sé hablar fluido el ingles.-

Tengo defectos y virtudes como todos. Tengo sueños grabados en mi almohada por los que lucho día a día. Tengo una cuenta en el banco solo con centavos, pero km recorridos que se quedaron congelados en mis fotos.-

Si me vas a querer, si te vas a animar... quereme así, imperfecta. Loca. Frenética. Desafinada. Soñadora. Vulnerable. Apasionada. Luchadora. Rebelde. Impulsiva. Testaruda. Divertida. Libre.-

No quieras cambiarme. Quereme así, perfecta.-




miércoles, 14 de junio de 2017

Correr


Y ella corrió sin rumbo, a toda velocidad por el parque...
Parecía alma en pena escapando del mismo purgatorio. 
Corría sin importarle nada, ni la lluvia, ni el frío, ni el horario...
Parecía  su cuerpo deshacerse en aquella carrera absurda a ninguna parte...

Los hechos anteriores ahora poco importan. Son solo recuerdos rotos, fantasías oscuras y grises, versos inconclusos que solo hablan de imposibles.-

Los hechos previos, solo fueron el detonante que transformaba su serenidad, en un caos absurdo. En fuego ardiente y destructor, convirtiendo su ser en un volcán en erupción.-

Y ella corrió... Corrió tanto que ya no sentía las piernas, pero seguía adelante. El "atrás" era lo más cercano a una broma de mal gusto de la que solo quería escapar. Olvidar...

El reproductor de música marcaba su ritmo a mil revoluciones por minuto. Pura energía inyectada por sus oídos. Litros de adrenalina invadiendo todo sus sistema.-

Cuando se encontró al final del camino... paró. Por una fracción de segundo se detuvo en aquella vorágine alocada, y miró para atrás. Vio ese camino maltrecho por el que había pasado ella, en cuerpo y alma. Luego miro sus cansados pies, sobre aquel colchón multicolor de hojas crujientes. Por último miro hacia adelante, y vio un camino eterno... infinito... lleno de luz.-

Ella eligió seguir corriendo. Ya no por escapar, por huir...  
Eligió correr, para avanzar.-

sábado, 27 de mayo de 2017

Kilometros

Habitación en penumbras. Sábado 7 de la tarde. Silencio en la casa. Copas vacías sobre la mesa de café... Restos de cartas a medio escribir y rotas en el piso... 

Si alguien hubiera dicho que todo eso lo pueda hacer la tristeza, no lo hubiera creído... 


Ella camina del balcón al sillón en un circuito interminable, como en un loop... Ha escrito tantas cartas... tantas palabras, que ya se le olvido lo que quería decir al principio. Abre una botella más de malbec y ya no recuerda si es la segunda, o es la "quien sabe que numero" porque las primeras quedaron en otra parte... Escucha voces en el pasillo, ruido de llaves y se altera... "Es él, está llegando..." pero vuelve a la realidad y recuerda que está a kilómetros de distancia, a kilómetros de interminable silencio... 


Si alguien hubiera dicho que todo eso lo puede hacer un corazón roto, no lo hubiera imaginado... 

Como el sábado se convierte poco a poco en domingo, pero la agonía no mengua, decide cortar por lo sano aquella latania. En el mismo loop anterior, ahora vacila si tomarse un frasco de pastillas o cortarse las venas... no, eso no... habría mucho para limpiar después. Es increíble la cantidad de pensamientos oscuros que despierta una borrachera. Un atisbo de consciencia la rescata de esa dimensión desconocida de alcohol y melancolía, y se frena antes del  beber el cóctel de vino y ansiolíticos. "No es para tanto" le repite la voz en el interior, una voz llena de kilómetros de recueros, esa misma que desde hace horas quiere rescatarla pero si mucho éxito. "No es para tanto" repite en voz alta para reafirmar el fin de tanto sufrimiento.-

Si alguien le hubiera anticipado que dolería tanto, no se habría arriesgado... 

...

Han pasado horas desde la ultima copa y casi puede verse el amanecer a lo lejos. Se quedó dormida en el sillón entre tanto llanto y recuerdo gastado. Cada sonido retumba en su cabeza a mil decibles y ella intenta no pensar tanto. Los huracanes dejan destrozos a su paso, y éste fue de categoría cuatro. Ahora solo queda juntar los pedazos y tratar de rearmarse. Los kilometros entre ambos harán lo suyo, y pronto no dolerá, solo quedará el dulce recuerdo de las miradas y las risas... Mejor quedarse con eso. 

Si alguien le hubiera anticipado aquel desayuno le cambiarían su vida, sin dudarlo, lo volvería a  intentar...

martes, 23 de mayo de 2017

Clara, pura luz

Encontrar a Clara en plena calle y si aviso previo, fue la excusa perfecta. Encontrarla significaba encontrarme a mí de una manera que aún no logro comprender. Quizás porque ella representa todo lo que quiero ser... pero me quedo en el intento...

Clara luce su figura lánguida y gélida, distante e inalcanzable (hasta para mi) en la tarde más fría que mayo pueda regalar. Clara me mira desde su silencio y me escucha desangrar si interrupción, en aquel desahogo verborrágico. No quedó palabra sin pronunciar, ni lágrima sin derramar.
Clara me extiende sus brazos más cálidos que nunca, abiertos y gigantes. Me consuela, aún en su propio dolor, y es el mejor regazo donde descansar, porque ella sabe de dolores, de corazones rotos, de almas desgarradas...

Encontrarla fue la mejor excusa para sacar de mí tu dolor, tu silencio, tu ausencia... Y Clara me habla con el tono mas dulce que le brota, me mira con ese destello que solo ella tiene, curando mis heridas con todo su cariño. La consolé tantas veces, tantas como pude, que ella intenta por primera vez retribuirme y hacer lo mismo, sintiendo en su propia carne mis heridas abiertas.-

Clara se mantiene firme y alerta, para socorrer mi caída. No apela a frases hechas y en discordancia del resto me anima a llorar más... a llorar tanto que me seque por dentro... porque según dicen "el agua purifica". Clara no me aconseja, solo me acompaña en aquella procesión triste y solitaria, convirtiéndose en el bálsamo justo para tanta angustia.-

En aquella tarde gris de otoño, donde mi mundo se deshacía segundo a segundo, encontrar a Clara fue hallar un rayo de luz. Fue descubrir en sus ojitos color miel, el salvavidas necesario para no morir ahogada en mi tristeza.
Porque encontrar a Clara, de alguna manera es encontrar todo eso que quiero ser y no soy...  pero que voy a intentar....

sábado, 22 de octubre de 2016

Melancolía

La rutina de todos los días a la misma hora. El tic tac del reloj marcando los segundos que se van, para no volver. Y los recuerdos, esos malditos recuerdos que te apuñalan el alma...

Así comenzó el día.-

Si hubiese podido, me tomaba el primer vuelo a cualquier lado, a otro continente, al infinito...
Si hubiese podido, borraba de mi memoria las sombras del pasado, pero no, eso no se puede. Quedan siempre presentes los escombros de lo que se derrumbo antes de comenzar.-

Me pregunto porque hoy?, porque recuerdo con tanta fuerza, si ya pasaron varias estaciones y cambio el calendario? No tengo respuesta para esa pregunta tampoco. Solo sé que es mejor dejarme fluir antes que resistirme. Aunque yo no lo quiera, los recuerdos están ahí, sentados a mi lado.-

Leo lineas escritas hace casi un año y tienen plena vigencia, como si no tuvieran fecha de vencimiento. Como si hubieran sido escritas tiempo atrás, pero para ser leídas hoy...

Al final de todo, elijo mejor no pensar, mejor solo dejarme llevar y que sea lo que deba ser. Que llegue lo que tenga que llegar. Que duela, que queme, que sangre... ya no importa. Sé que puedo con ésto. Sé que puedo con todo, incluso conmigo misma. Y que aunque sienta ahogarme, son solo recuerdos, nada mas.-

Escucho canciones que me llenan el alma primero de sentimientos dormidos, me invade la angustia y termino llorando. Antes que la canción termine, retrocedo y la vuelvo a escuchar, infinitas veces hasta que la angustia se evapora con mis últimas lágrimas, y no lloro más. La escucho por última vez y ya no siento lo mismo. Me inunda el alma otra vez, pero de una manera diferente. Y lo confirmo. Yo puedo con esto, incluso conmigo misma.-

No sé como terminará el día. Quizás me tome un vuelvo a otro continente. Quizás escuche nuevamente la misma canción mil veces. Lo único que sé, es que más allá de la melancolía,  yo puedo con ésto.-